La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía

Filtrar notas por sección

Texto
Columna
Las comunicaciones interpersonales

Se trata del medio primario de la comunicación gerencial y puede abarcar desde las órdenes directas hasta las expresiones casuales. Hay que estar atentos a las diferencias de percepción y de estilo interpersonal, ya que pueden generar problemas.

"La forma en que nos comunicamos con otros y con nosotros mismos determina la calidad de nuestras vidas."
ANTHONY ROBBINS

La comunicación interpersonal es el medio primario de la comunicación gerencial. Dentro de las empresas, la comunicación fluye de una persona a otra en situaciones cara a cara o en grupos. Dichos flujos, denominados comunicaciones interpersonales, pueden abarcar desde las órdenes directas hasta las expresiones casuales.
Los problemas que surgen cuando los gerentes quieren comunicarse con otras personas se pueden atribuir a diferencias de percepción y de estilo interpersonal. Cada gerente percibe el mundo de acuerdo con sus antecedentes, experiencias, personalidad, marco de referencia y actitudes. Los gerentes se relacionan con el entorno y aprenden de él (incluida la gente de ese entorno), principalmente por medio de la información recibida y transmitida.
La manera en que los gerentes reciben y transmiten la información depende parcialmente de la manera en que se relacionen con dos transmisores de información muy importantes: ellos mismos y los demás.
El estilo interpersonal es la manera que una persona prefiere relacionarse con otros. El hecho de que gran parte de cualquier relación interpersonal implique una comunicación indica la importancia del estilo interpersonal. Es importante reconocer que uno mismo posee, o los demás poseen, cierta información, pero ninguno posee ni conoce totalmente dicha información. Las diferentes combinaciones de conocimiento y desconocimiento de información relevante se resumen en el esquema conocido como la ventana de Johari, donde se indican cuatro combinaciones:
• La arena: en este ámbito, tanto el comunicador como los receptores conocen toda la información que hace falta para llevar a cabo una comunicación eficaz. Para que un intento de comunicación se localice en la región de la arena, los participantes deben compartir los mismos sentimientos, datos, supuestos y habilidades. Es el área de comprensión común, cuanto más grande se vuelva, más eficaz será la comunicación.
• El lado oculto: cuando la información relevante es conocida por los demás pero no por la persona, surge un lado oculto. Éste constituye una desventaja para el gerente, ya que difícilmente se puedan entender los comportamientos, decisiones y potenciales de los demás sin contar con la información en que éstos se basan. En este ámbito las relaciones interpersonales se ven afectadas.
• La fachada: cuando la persona conoce información que los demás no saben; es decir, presentar un "frente falso" o fachada. Esta se compone de información que percibimos como potencialmente dañina para una relación, o que preservamos para nosotros mismos por miedo, ambición de poder o cualquier otro motivo. La fachada, al igual que el lado oculto, reduce la posibilidad de una comunicación efectiva.
• Lo desconocido: esta región constituye la porción de la relación en que la información no es conocida ni por la persona, ni por los demás. Este tipo de situaciones puede darse en organizaciones en que las personas con especialidades diferentes deben comunicarse para coordinar lo que hace cada uno.


ESTRATEGIAS INTERPERSONALES.
De acuerdo a lo expresado anteriormente se pueden mejorar las comunicaciones al utilizar dos estrategias: la exposición y la retroalimentación.
• La exposición: incrementar el área de la arena al reducir la de la fachada requiere que la persona sea abierta y honesta para compartir la información con los demás. El proceso que se utiliza se denomina exposición porque, a veces, se coloca a la persona en una posición vulnerable. Exponer los sentimientos verdaderos al "decir las cosas como son" implica riesgos.
• La retroalimentación: cuando la persona no sabe ni comprende, las comunicaciones más efectivas se pueden desarrollar mediante una retroalimentación por parte de los que sí sepan. De esta manera, el lado oculto se puede reducir con un incremento correspondiente en la arena.