La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía

Filtrar notas por sección

Texto
Entrevista
“En 25 años instalamos más de 10 mil licencias”

La empresa cuenta con 25 años de trayectoria en el mercado argentino y continúa apostando al desarrollo de nuevas herramientas tecnológicas. Su gerente general habló con Hospitalidad & Negocios sobre el escenario económico que deben afrontar. Por un lado, destacó la ley de promoción de la industria del software, vigente desde 2004, que les permitió crecer en la última década. Por otro, remarcó que su principal cliente, el sector gastronómico, atraviesa una etapa de recesión.

MaxiSistemas comenzó a operar en 1991, cuando lanzó la primera versión del sistema MaxiRest, un software innovador en esos años que facilita la adición en un restaurante y la gestión interna. Desde entonces fueron ganando mercado en el sector gastronómico, principalmente en la Ciudad de Buenos Aires y el AMBA, y desarrollando nuevas soluciones informáticas que respondan a las necesidades de sus clientes.
Hoy en su oficina en Balvanera, Gastón Pecile, gerente general de MaxiSistemas, dialogó en exclusiva con Hospitalidad & Negocios sobre el contexto económico que deben afrontar, las particularidades de la industria del software y las expectativas de seguir creciendo, tanto en Argentina como en Latinoamérica.

-Si bien son una empresa que comenzó trabajando con restaurantes, ¿cómo diversificaron su portfolio de clientes y cuáles son los nichos que quieren captar en el corto plazo?
-Después de tantos años en el mercado logramos cubrir todos los segmentos dentro de la gastronomía: delivery, bares, cafeterías, take away, catering, bingos, casinos, fast food y drugstore, entre otros. Además, trabajamos con algunos hoteles que tienen su restaurante tercerizado, pero lo cierto es que la mayoría de las cadenas tienen integrado el sector de AA&BB a su software de gestión integral.
En cuanto a los nuevos nichos, puedo mencionar los food truck. Si bien aún no tienen la habilitación para circular en la vía pública, están cada vez más presentes en eventos privados. A su vez, muchas empresas que ya tiene locales, apostaron a los food truck como una unidad de negocio adicional. Para responder a las necesidades de estos espacios de venta también desarrollamos una solución tecnológica.

-Hoy la tecnología está muy presente en todas las industrias pero en los 90 era otro el escenario, ¿cómo lograron insertar sus softwares de gestión en el sector?
-El trabajo de ‘evangelización' sobre los beneficios de contar con una herramienta tecnológica lo hacemos hasta el día de hoy. Este sector tiene sus particularidades. Hay establecimientos que están íntegramente equipados y nos llaman para instalar el software un día antes de inaugurar. Por eso es necesario que los empresarios entiendan que para que software funcione bien tiene que tener un entorno propicio: un buen hardware, un sistema operativo, conexión a Internet y suministro eléctrico ininterrumpido, porque el controlador fiscal que emite la factura necesita tener una estabilidad eléctrica para funcionar correctamente. Tienen que entender que todas estas condiciones son tan necesarias como un buen equipamiento en la cocina o el mobiliario del salón. Además, una de las estrategias que aplicamos para brindar facilidades y que el sistema acompañe el crecimiento económico de un proyecto, es la financiación en cuotas.

-En los últimos años, ¿cuáles fueron las inversiones que realizó MaxiSistemas?
-En 25 años instalamos más de 10 mil licencias, exclusivamente en gastronomía; nunca nos diversificamos. Sin embargo, crecimos sustancialmente en el último. Hoy la empresa cuenta con 80 empleados y trabajamos en una oficina centralizada, que equipamos de forma tal que cada departamento tenga su espacio. Además, comenzamos a operar bajo el Sistema de Gestión de Calidad, basado en la Norma ISO 9001. Otra de las apuestas que hicimos fue crear una red de distribución nacional, que en la actualidad genera un 25% de nuestras ventas. Años anteriores estábamos muy concentrados en la Ciudad de Buenos Aires y el AMBA. En cada Hotelga venía mucha gente del interior del país y no lográbamos convertir esos prospectos en un cliente. Hoy logramos revertir ese escenario.

-¿Qué objetivos tienen en el corto plazo?
-Llevar el producto que desarrollamos de manera exitosa en Argentina a otras plazas gastronómicas de América Latina. Hoy tenemos presencia en Paraguay, Uruguay y Panamá; y estamos cerca de desembarcar en Colombia y Perú. Además, muchas cadenas con las que trabajamos en el país y abren un local en el exterior, instalan allí nuestro servicio.

-En un contexto recesivo para la gastronomía, ¿cuáles son los nuevos hábitos de sus clientes profesionales?
-Por ejemplo, en la empresa brindamos cursos para hacer un uso integral del software. Lo que notamos es que creció exponencialmente la asistencia a capacitaciones sobre los módulos de Compras, Stock y Bancos, que forman parte del área administrativa y a los que hoy se les da mayor importancia. Este es un claro síntoma de que los empresarios sienten afectado el bolsillo. Por otra parte, si bien la gastronomía siempre fue muy cíclica -lo que habla de lo poco profesional de este rubro-, hoy notamos que la reposición de un local vacío no es tan rápida. Todos los meses tenemos bajas y altas en las licencias de nuestro sistema, pero hoy las activaciones de una licencia no se dan de manera tan rápida como en otras épocas. En lo personal creo que estamos en un año de transición y hay que esperar que se acomoden las nuevas reglas del juego.

-En términos de nuevas soluciones tecnológicos, ¿cuáles son las necesidades que les plantean los empresarios?
-Cuando cae la demanda, lo que primero explota el gastronómico es el servicio de delivery. Porque la cocina está y el recurso humano también. Si el cliente no viene, hay que salir a buscarlo o acercarle la propuesta. En tal sentido, desarrollamos la plataforma MaxiDELI, que facilita la adición de este tipo de ventas. Del mismo modo, sumamos soluciones específicas para caterings porque muchos restaurantes lo explotan como una unidad de negocio alternativa.

-¿Qué cambios en los hábitos del cliente final les implicó sumar nuevas herramientas?
-Hace un tiempo comenzamos a pensar en mejorar la experiencia del comensal. Desarrollamos la posibilidad de hacer el pedido a través de una tablet, que provea el mismo local. Pero lo cierto es que hoy se pueden contar con los dedos de la mano los restaurantes que ofrecen este servicio. Existe una barrera cultural muy grande por parte del gastronómico a ofrecerlo. Por eso queremos pensar soluciones en las que el comensal pueda utilizar su propio smartphone, pueda ver la carta, hacer el pedido o solicitar la factura. Siempre pensando en mejorar el servicio que brinda los establecimientos.

EN PRIMERA PERSONA.
-En el caso de la industria del software, ¿cuáles son las principales dificultades que afrontan?
-Poder armar un equipo en el área de desarrollo y consolidarlo a lo largo del tiempo, éste es uno de los temas que más nos preocupa. La fidelización es un problema inherente a esta industria. Hay mucha rotación entre los desarrolladores, que van probando distintas áreas en las que trabajar. Mientras que el factor económico no es determinante para permanecer en una empresa. De hecho es un problema que se trata en el interior de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (CESSI), de la que formamos parte.

-¿Cuáles son las demandas que esta industria le plantea al sector público?
-La realidad es que contamos con un gran apoyo por parte del sector público, a través de la ley de promoción de industria del software. Está vigente desde 2004 y nos permitió crecer mucho a todas las empresas que integramos este sector. En los últimos años mientras otras industrias fueron vapuleadas, la del software fue una de las más favorecidas, sobre todo a través de beneficios fiscales. Eso nos hace más competitivos y nos permite crecer e invertir. Además, la ley apunta a la generación de más y mejores recursos, y a fomentar la exportación. Sumados al programa ExporAr, participamos de misiones comerciales en las que promocionamos nuestros productos en Chile, Uruguay, Perú y Venezuela, entre otros países.