La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Actualidad
CIUDAD DE BUENOS AIRES
Continúa la polémica por la prohibición de publicitar el vino

La Coviar presentó un recurso contra la medida de promocionar dicha bebida en la vía pública de la urbe porteña. En su escrito argumentó que la normativa afecta de manera ostensible el comercio interprovincial, por la gran importancia relativa a nivel nacional que tienen los medios publicitarios alcanzados por la censura.

 

 

La Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) presentó un recurso de inconstitucionalidad ante la sanción y reglamentación de la Ley 5.708 de la Ciudad de Buenos Aires que prohíbe la publicidad y la promoción de bebidas alcohólicas, la cual había sido aprobada el 24 de noviembre de 2016; paradójicamente, el Día del Vino Bebida Nacional.
"Somos conscientes que nuestro producto tiene alcohol. Pero considero que no es justo equiparar al vino con el resto de los productos industrializados de ésta categoría", manifestó la presidente de la entidad, Hilda Wilhelm, a raíz de que la normativa porteña prohíbe la publicidad de todas las bebidas alcohólicas en la vía pública y el auspicio, por parte de marcas de estas bebidas, de actividades culturales, sociales, deportivas de acceso libre y gratuito en el ámbito de la Ciudad.
Tras asegurar que la vitivinicultura argentina está a favor del consumo responsable y sin excesos, argumentó que "consideramos que este tipo de reglamentaciones causarán un severo perjuicio en la pérdida de los niveles de ocupación en las zonas vitivinícolas de origen y afectará la imagen de Argentina a nivel internacional",.
En el escrito, la asociación consideró: "la Ley 5.708 es incompatible con la legislación nacional previa emitida por el Congreso de la Nación, como lo es la ley de creación del Plan Estratégico Argentina Vitivinícola 2020 y la ley que declara al vino argentino como la Bebida Nacional. Esta última tiene entre sus objetivos, la difusión de las características culturales que implica la producción, elaboración y consumo del vino argentino y sus tradiciones".
Cabe destacar que la instrucción establece una excepción. Las empresas podrán realizar publicidad en la vía pública, pero el 75% del espacio del aviso deberá ser ocupado por alguna frase que informe sobre los riesgos del consumo. Por tanto, las compañía deberán adecuarse a la nueva reglamentación o tendrán que afrontar multas que van de 15 mil a 100 mil unidades fijas (cada una tiene un valor cercano a los $ 10); al tiempo que también se prevén el decomiso de la mercadería y la inhabilitación comercial.
"Esta no es una norma con criterio prohibicionista, como si fuera una ley seca. No queremos prohibir la venta de alcohol porque las técnicas de ese tipo han fracasado en el mundo", explicó el legislador Roy Cortina, del Partido Socialista, autor del proyecto.
En otro orden, desde Coviar remarcaron que la vitivinicultura genera anualmente más de 115 mil puestos de trabajo directo y se sustenta en más de 18 mil productores de uva a lo largo del oeste argentino, desde Salta a la Patagonia. "El vino es un producto con gran valor agregado y Argentina está entre los diez principales países a nivel mundial en términos de producción de uvas, elaboración de vinos y consumo. La vitivinicultura, además, dinamiza otros sectores de la economía como la metalmecánica, la gastronomía y especialmente el turismo. En 2015, la Argentina exportó aproximadamente el mismo valor de productos vitivinícolas que de carne, unos US$ 1.000 millones ", aseguraron desde la entidad.


EN LA TRINCHERA.

José Alberto Zuccardi, bodeguero y presidente de la Unión Vitivinícola Argentina, advirtió que "este tipo de prohibición le deja libre el camino a las bebidas azucaradas que tanto daño hacen a la salud de la población.
En el mismo sentido, el bodeguero Walter Bressia, presidente de Bodegas de Argentina, enfatizó que es una ley injusta para el vino al equipararlo con las bebidas consideradas portales de acceso a las adicciones. "Nuestro producto habitualmente no se consume fuera de las comidas y tiene importantes aportes a la salud. Advertimos el riesgo de que esta norma se generalice a otras plazas y medios de comunicación, por el antecedente jurídico que crea", señaló.
Por su parte, el diputado nacional mendocino por la Unión Cívica Radical, Luis Petri, declaró ante un medio local sobre un proyecto de declaración, en el cual solicita a la Legislatura porteña que "revea" esta ley y se excluya al vino de la misma. Asimismo solicitará en el Congreso Nacional la modificación de un artículo de la ley que promueve al vino como Bebida Nacional para que se establezca que la publicidad del vino no puede tener otras prohibiciones que las establecidas en la Ley de Lucha contra el Alcoholismo y en la Ley de Tránsito.
A su vez, el ex gobernador de San Juan y diputado nacional, José Luis Gioja, también se mostró indignado con la ley y sostuvo que la normativa porteña es "una injusticia muy grande. Estas medidas son absolutamente discriminatorias y es obligación de los legisladores defender al vino en su lugar de bebida nacional".