La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Columna
La dirección por objetivos

Los gerentes de los establecimientos son los responsables de la aplicación de una o más intervenciones para el desarrollo de la organización, así como del desarrollo de procesos de grupo para lograr un desempeño más eficaz a través de la formación de equipos.

“La tarea de la empresa consiste en examinar sus costos y desempeños en cada una de las actividades que crean valor, y buscar formas de mejorarlas.”

PHILIP KOTLER

 

Los gerentes pueden definir los objetivos en términos de producción mejorada, eficiencia, satisfacción, capacidad de adaptación y desarrollo, ya sea en forma separada o en alguna combinación. De todas formas, ellos son responsables de aplicar una o más intervenciones para el desarrollo de la organización, dependiendo de los objetivos.

También pueden desarrollar procesos de grupo para lograr un desempeño más eficaz por medio de la formación de equipos, que tiene como propósito permitir que los grupos de trabajo funcionen con mayor eficacia para mejorar su desempeño.

El grupo de trabajo puede ser de mando, o ya existente o relativamente nuevo. Los objetivos específicos de la intervención incluyen la fijación de metas y prioridades, el análisis de la manera en que el grupo realiza su trabajo, el examen de las normas y procesos del grupo para comunicarse y tomar decisiones, así como la evaluación de las relaciones interpersonales dentro del mismo. Al llevarse a cabo cada una de estas actividades, el grupo reconoce explícitamente las contribuciones, tanto positivas como negativas, de cada integrante.

Si el grupo es muy grande, se forman subgrupos que analizan los problemas y comunican sus ideas al resto. Se debe llegar a un acuerdo en cuanto a la naturaleza de los problemas, su prioridad y su programa de acción.

La dirección por objetivos es una intervención común para generar claridad sobre los resultados del desempeño de puestos y las unidades, por medio de la participación de los empleados en el establecimiento de las metas individuales y de grupo. Motiva a los individuos a participar en el establecimiento de objetivos relacionados con los puestos. Su utilización provechosa depende de la habilidad de los participantes para definir sus objetivos en términos de su contribución a toda la organización y al logro de esos objetivos.

La aplicación de la dirección por objetivos incluye los siguientes pasos:

• Superiores y subordinados se reúnen y analizan objetivos que, si se logran, contribuyen a las metas generales.

• Superiores y subordinados establecen en conjunto los objetivos que pueden lograr los subordinados.

• Superiores y subordinados se reúnen en una fecha posterior, previamente determinada, para evaluar el progreso de los subordinados hacia los objetivos.

Los procedimientos exactos utilizados para poner en marcha la dirección por objetivos varían de acuerdo a las empresas y sectores. Sin embargo, los elementos básicos son el establecimiento de objetivos, la participación de los subordinados en el establecimiento de objetivos, la retroalimentación y la evaluación. Los resultados esperados por la dirección por objetivos incluyen el aumento de la producción, la eficiencia y la satisfacción a corto plazo, además del desarrollo a largo plazo.

Una característica importante de la aplicación de la dirección por objetivos es la idea de plantear objetivos “elásticos”; aunque los individuos son responsables de cumplir con los requisitos básicos de sus puestos asignados, ellos y sus supervisores también identifican y establecen objetivos en áreas que son particularmente críticas para el éxito continuo de la empresa.

La dirección por objetivos hoy en día es utilizada en empresas de cualquier tamaño.