La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Columna
Cinco novedades tecnológicas para aprovechar como ventajas competitivas

El factor tecnología es un elemento diferenciador y de clara competencia, tanto a nivel de eficiencia como de valor añadido hacia el huésped.

Por Cristina Villegas, country manager BeOnPrice Colombia.

 

 

Contar con sistemas que permitan identificar necesidades, agilizar los procesos y ahorrar costos hace que podamos mejorar nuestro producto en favor de una situación de mercado muy fragmentada, en la que la saturación y la sobreoferta al cliente están a la orden del día.

El negocio hotelero es uno de los sectores más orientados al servicio al cliente, con atención las 24 horas durante los 365 días del año. Esta característica, así como la competencia y la evolución constante de la demanda, obliga a los negocios a tomar decisiones eficaces para mejorar rápidamente e intentar satisfacer a los clientes por encima de sus expectativas. Por lo tanto, son múltiples las posibilidades y oportunidades que la innovación brinda a los hoteles. A su vez, estas ventajas se vuelven complejas de aplicar debido a la dificultad y la exigencia que obliga estar al día en materia tecnológica, la aparición de nuevos players y la inestabilidad que pueden sufrir determinados mercados.

De este fenómeno surge la importancia de detenernos a analizar qué tecnologías y qué medios existen a nuestro alcance para aprovechar las ventajas competitivas dentro de nuestro entorno. Para sintetizar la situación actual y tener una “fotografía” sobre qué herramientas están al alcance de los hoteleros, de cara a mejorar resultados, aquí presento un interesante listado:

1. Motores de reserva adaptados para distribuir oferta complementaria. La tecnología ha identificado a la distribución de productos turísticos en destino como uno de los principales focos de atracción de las empresas tecnológicas. Existen determinados sistemas de reservas que facilitan la distribución de actividades y servicios como visitas guiadas, paseos a caballo o rutas gastronómicas. Un paso más allá a los rígidos motores de reservas tradicionales.

2. PMS “all in one” para simplificar la gestión del alojamiento. La facilidad en la integración de funcionalidades sobre Apis hace que se liberalice la interconexión de las herramientas tecnológicas. Si sumamos esto a la situación de estancamiento de muchos partners, veremos que han surgido soluciones PMS (Property Manager System) en la nube que solucionan y hacen más asequible una gestión eficiente del alojamiento.

3. Macroprogramas de fidelización. El eslogan “la unión hace la fuerza” puede adaptarse a la percepción sobre los grandes programas de fidelización que han surgido a nivel internacional. Contar con este tipo de programas, junto al valor añadido de estar conectado con un gran grupo de alojamientos, facilita que los miembros interactúen, lo utilicen y apuesten por aprovechar las ventajas de sentirse parte de un colectivo que aporta un plus a sus reservas.

4. Centralización en la gestión de la reputación online. La reputación sigue siendo el 2º factor de mayor interés del viajero a la hora de tomar decisiones (según el Tripbarometer 2015 de la compañía TripAdvisor). Por razones como ésta, la gestión de estos canales y su centralización adquiere una importancia vital. Para cumplir esta labor se requiere de herramientas que hagan posible filtrar y analizar toda esa valiosa información que recoge esta funcionalidad social.

5. Herramientas de RMS para mejorar la estrategia de Revenue. Se trata del aprovechamiento y la estructuración de esos grandes volúmenes de datos con los que contamos en la actualidad, junto a la información pública de la que disponemos. Esto favorece la implementación de inteligencia en las decisiones de nuestras estrategias de Revenue, siempre a través de sistemas Revenue Management System (RMS).

Estas nuevas funcionalidades harán que la innovación predomine en los alojamientos y los haga más eficientes.