La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Entrevista
RAÚL MOCHÓN, PRESIDENTE DEL GRUPO SOLANAS
“Estamos operando con tarifas canibalizadas por Internet”

Con una fuerte apuesta en desarrollos asentados en Uruguay, el empresario argentino sigue creyendo en el potencial de Argentina para captar inversiones. Aunque aclaró que es necesaria “una reforma impositiva y laboral” para atraer capitales.

El Grupo Solanas es un hólding de empresas que, desde hace más de 40 años, se dedica al desarrollo de la actividad turística. Tiene presencia en Argentina, Uruguay y Brasil. Complejos vacacionales, emprendimientos inmobiliarios, hoteles en polos de atracción turística, agencia de viajes y un centro de convenciones son algunas de sus unidades de negocios.

Para hablar sobre los inicios de la compañía, las aperturas recientes, los próximos desarrollos y su visión sobre la actualidad del mercado hotelero y de tiempo compartido, Raúl Mochón, presidente del Grupo Solanas e integrante de la comisión directiva de la Cámara Argentina de Tiempo Compartido (CATC), dialogó en exclusiva con Hospitalidad & Negocios.      

 

HOY Y AYER.

–Después de más de 40 años de operación, ¿qué balance puede realizae sobre el crecimiento de la marca? 

–Nuestra compañía está operativa desde hace 41 años. Comenzamos a trabajar con un emprendimiento en Punta del Este (Uruguay), que hoy sigue siendo Solanas Country. Está emplazado en un predio de 140 ha., en un bosque centenario que es una extensión del Parque Nacional Antonio Lussich. A través de la perseverancia, a lo largo de los años fue creciendo y hoy es uno de los complejos más importantes en América Latina. A su vez, en los 90 se fundamentó la plataforma de crecimiento de Solanas, y fue en esos años cuando surgió la idea de comercializar nuestros productos como tiempo compartido. Hoy contamos con 4.000 camas en operaciones; somos una compañía de gran envergadura en la región.        

 

–A partir de la apertura del proyecto innovador llamado Crystal Lagoons en Punta del Este, ¿qué resultados obtuvieron?

–Crystal Lagoon es realmente un proyecto de gran envergadura. No solamente es un hito para nuestro complejo, sino para el destino. Con sus restaurantes y sus playas es una propuesta que se asimila muchísimo a las playas del Caribe. Hasta ahora tuvimos buenos resultados de este producto. A partir de ahí estamos desarrollando el Solanas Crystal View, que son seis edificios en propiedad horizontal alrededor de la laguna. A lo que se suman el proyecto Design Village y Garden Views; y todavía hay 40 ha. disponibles para nuevos emprendimientos. 

 

DESTINOS COMPETITIVOS.

Uruguay cuenta con varios incentivos fiscales para fomentar este tipo de proyectos. ¿Cuáles son exactamente los beneficios que tuvo el Grupo?

–En primer término, trabajamos bajo un régimen de desgravación fiscal que tiene implementado Uruguay para incentivar la actividad turística. Se trata de  mecanismos de desgravación que incluyen el IVA y el Impuesto a las Ganancias, entre otros. Esto hizo que muchos desarrolladores vuelquen su interés en Uruguay para construir complejos de propiedad horizontal. Hoy hay más de 10 proyectos, con inversiones que rondan los US$ 15 millones cada uno, que están en etapa de desarrollo gracias a esta facilidad.

 

–¿Cree que es factible que una política similar se implemente en Argentina?

–Sugerimos esta idea a los referentes del sector público. De hecho, se lo planteamos al propio ministro de Turismo, Gustavo Santos. Existe una necesidad de implementar un marco legislativo similar porque, evidentemente, eso es lo que genera la llegada de inversiones. Además, eliminar la pesada carga fiscal y laboral es una necesidad imprescindible para lograr una transformación en la actividad turística. Sin esas herramientas es muy difícil que Argentina sea competitiva porque, como explicaba, hay otros destinos en América Latina que las están implementando.

 

–Desde su rol de empresario y funcionario en la CATC, ¿cómo evalúa el diálogo con el Ministerio de Turismo al momento de plantear estos temas?

–Tenemos un diálogo franco, transparente y accesible con el ministro. Nos hemos reunido y le planteamos nuestra realidad y nuestra visión sobre lo que sucede en la industria. Porque la llegada de inversiones es lo que impulsaría la ocupación y la creación de fuentes de trabajo. No nos olvidemos de que el turismo es una de las actividades económicas que más mano de obra genera en el país.

 

–Además de los cambios que plantea como necesarios, ¿cree que existe un interés en Argentina por parte de los inversores internacionales?

–En este momento tienen una visión más optimista de nuestro país. Sin embargo, todavía estamos en la mira porque Argentina cayó en default en diferentes ocasiones y la confianza no se recupera de manera inmediata. Hay que garantizar la seguridad jurídica en primer lugar. En lo personal, creo que las modificaciones necesarias no se han dado, al menos en la dimensión que esperaba el Poder Ejecutivo.  

 

–La compañía cuenta con productos de diferentes segmentos en Argentina, ¿qué balance puede hacer de la operación de estos establecimientos? 

–La situación del mercado hotelero tiene severas dificultades operativas porque, por un lado, estamos operando con tarifas canibalizadas por los portales de Internet; y, por otro, los costos internos están sobredimensionados. Esto hace que la rentabilidad haya quedado totalmente minimizada. Hay hoteles que están redefiniendo el tipo de operación y comenzando a trabajar como una propiedad horizontal, porque la actividad hotelera dejó de ser sustentable.

 

–Usted habló sobre tarifas canibalizadas, ¿cuáles son las estrategias que incorporaron para incrementar la venta directa?

–Un alto porcentaje de nuestra publicidad hoy está destinada al marketing digital. Tenemos una comunidad de más de 150 mil seguidores en nuestras redes sociales, principalmente Facebook e Instagram. Armamos distintas estrategias que nos permiten llegar a nuestro público y ofrecer un trato personalizado.