La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Entrevista
DIEGO JARAMILLO, director general de Karisma para Latinoamérica
“Irotama es nuestra gran oportunidad”

Luego de adquirir la operación de Irotama, Karisma pondrá en marcha un ambicioso plan de expansión en Colombia y la región. Diego Jaramillo, director de la marca, contó algunos de los planes de la compañía.

Luego de la salida de Juan Pablo Franky para asumir el rol de viceministro de Turismo, Diego Jaramillo ocupó el cargo de director general de Karisma para Latinoamérica. Con este nombramiento se avecinan numerosos retos y oportunidades para la marca; sobre todo luego de obtener la operación del resort Irotama de Santa Marta, que representa el punto de partida de un ambicioso plan de posicionamiento en Latinoamérica. En diálogo con Hospitalidad & Negocios, el director reveló las perspectivas de crecimiento que vislumbran para Karisma.

 

–¿Cuál es el principal reto y oportunidad que tiene Karisma en esta nueva etapa?

–Tenemos tres retos principales. El primero es fortalecer la plataforma comercial de Karisma Latam, nuestra plataforma regional. Somos responsables de la operación de Karisma desde Guatemala hasta Tierra del Fuego, Argentina. Este fortalecimiento está alineado con impulsar el desempeño de nuestros hoteles en la región y de todo nuestro portafolio. El segundo gran reto es lograr una región con operación rentable. La primera región es México y el Caribe, donde reside el 60 o 70% de la operación; la siguiente es la región adriática, con los hoteles de Montenegro y Croacia; y la tercera es Latinoamérica. Somos la región más pequeña, pero la que tiene más proyecciones de expansión para el negocio hotelero y el desarrollo comercial. El tercer reto es la expansión física de Karisma en la región. La empresa está enfocada en el negocio vacacional y destinos sol y playa, principalmente. En esta región, las playas lindas están en Colombia, Venezuela –que hoy en día no cuenta– y Brasil. Y algo exploraremos en Centroamérica; probablemente en Costa Rica y Honduras. Los otros países o no tienen playas muy lindas o tienen una situación compleja. Dicho eso, nuestras responsabilidades incluyen Brasil, donde estamos adelantando algunos proyectos con el corporativo y esperamos llevar la marca Nickelodeon. Sin embargo, el centro angular de esta expansión es Colombia. Queremos tener Irotama en Cartagena, en el Eje Cafetero, en lugares cercanos a Bogotá, y en otros destinos como La Guajira. San Andrés tiene complejidades que vemos con cierta distancia por ahora. Pero definitivamente la expansión de la marca tiene su soporte en el desarrollo de la marca Irotama en Colombia.

 

–¿Qué rol juega Irotama dentro de todo este plan de expansión?

–Irotama es nuestra gran oportunidad, porque es una carta de presentación para Karisma con una marca que tiene mucha fuerza en Colombia. Representa una oportunidad y un reto, porque queremos reconvertirla, repotenciarla, relanzarla… Eso no significa olvidarnos de sus 55 años de historia, sino capitalizarlos y construir sobre sus cimientos para presentar el nuevo tipo de producto al país: el todo incluido premium. Y así lograr que la operación de Irotama se parezca cada vez más a los estándares de Karisma en el resto de su plataforma. Para nosotros, el contrato con Irotama es de una trascendencia capital, y es el reto y la oportunidad más importante que tenemos. Dentro de nuestra plataforma comercial, el principal objetivo es Irotama.

 

–¿Qué sucede con los hoteles de Cartagena?

–Los hoteles de Cartagena siguen siendo operados por nosotros; tenemos una relación con la familia propietaria desde que la marca llegó a Colombia. El Allure es una marca de hoteles de ciudad, de plan europeo, y tiene un estándar de servicio más alto de lo usual. Queremos contar con hoteles Allure en las principales ciudades de Colombia, y tenemos planes para ir a otros países, como Perú. Por su dimensión, la prioridad está en Irotama, que tiene 555 llaves, mientras que los tres Allure en Cartagena alcanzan cerca de 120 llaves. No podemos olvidar que Karisma es una marca sombrilla, y es la madre de 16 marcas diseñadas para segmentos específicos. Nuestra responsabilidad es que la mayor parte de este portafolio tenga presencia en la región. Entonces, seguiremos desarrollando la marca Allure; y a Cartagena como destino también. Quisiéramos que el primer Nickelodeon de Colombia esté en Cartagena, y que sea el tercero de Latinoamérica.

 

–Mencionó que Colombia es un mercado de importancia capital para Karisma, ¿por qué razón lo cree?

–Por un lado, se debe a la privilegiada ubicación geográfica de Colombia como centro de operaciones para Latinoamérica. La oficina central de Karisma en la región está en Bogotá. El avance continuo del transporte aéreo y la posibilidad de crecimiento del poder adquisitivo de los colombianos nos muestra que es un mercado atractivo para la rentabilidad de nuestros hoteles. Tener posibilidades de crecimiento, gracias al enfoque del gobierno de fomento al desarrollo del turismo con nuevos incentivos para la inversión hotelera, demuestra que Colombia es un lugar donde nuestro fuerte, nuestras marcas y nuestro nivel de servicio tienen un potencial muy importante. Además, en términos de población y generación de producto, Colombia es equivalente a Centroamérica. Nosotros vemos un potencial muy importante, para que no sólo sea nuestro centro de operaciones, sino también el generador de las condiciones que necesitamos para expandirnos.

 

–¿Qué se requiere para convertir a una única propiedad como Irotama en una cadena de estándares internacionales?

–Irotama entra a formar parte del portafolio de Karisma, de 32 hoteles y cerca de 5.800 llaves alrededor del mundo. Queremos permear su operación con todos los estándares y procedimientos de la compañía. En este momento, más de 50 personas, entre ellas 12 líderes globales de ciertas áreas de Karisma, han venido al país a capacitar y adaptar el concepto de la marca para operar Irotama bajo las bases que ya tenemos. Esta será la base para que esta propiedad se convierta en parte de las marcas de Karisma. Una vez estandarizados estos niveles de servicio, un proceso que tomará al menos un año para tener todos los protocolos, procedimientos y catálogos de operación de Irotama, replicaremos la forma de operar en otras propiedades de Colombia.