La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Actualidad
Con el verano a cuestas, se siguen derritiendo las ganancias de las heladerías

Muchos insumos están dolarizados y los empresarios advierten que no pueden trasladar la suba de los costos al precio del producto.

Aunque los argentinos consuman alrededor de 7 kg. de helado per cápita por año –uno de los niveles más altos de la región–, detrás del mostrador la situación no es tan feliz.

Al respecto, Francisco Maccarrone, vicepresidente de la Asociación Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (Afadhya), subrayó que, sumado a la devaluación, los costos de la producción subieron un 100%, mientras que ellos ajustaron las tarifas apenas un 25%. "A partir de junio-julio cayó mucho la rentabilidad, tanto que hoy ya no existe. No podemos llegar a un precio de venta que equipare los aumentos”, explicó el dirigente, para detallar que varios insumos y materias primas están atados al precio del dólar".

En esta tesitura, Gabriel Famá, presidente de la Afadhya, resaltó que no sólo los productos del exterior son más caros: "En 2018 los lácteos aumentaron 70% y los huevos un 100%; mientras que el telgopor de los envases y el plástico derivado del petróleo también tuvieron un alza considerable”.

No obstante, remarcó que la suba de los servicios públicos implicó un golpe de nocaut a la producción. "El consumo de luz en una heladería hoy ronda los $ 45 mil mensuales, y en su gran mayoría es por la conservación de los productos y no por un aumento en la producción", aseveró Famá.

Ante el escenario actual, el titular de la Afadhya reconoció que algunos empresarios se “divorciaron” de sus históricos proveedores y le dan prioridad a la comparación de precios, aunque sin ir en desmedro de la calidad. “Lamentablemente, el ajuste no depende sólo de la creatividad de los heladeros. Hubo un socio que tuvo que despedir a dos personas para pagar la luz", lamentó, para agregar: “Si hoy se te va un empleado, no lo reponés porque hay que achicar gastos".

 

RENTABILIDAD CONGELADA.

De acuerdo a la Afadhya, el valor del helado debería estar entre $ 500 y $ 600 el kilo, pero está entre $ 400 y $ 450. Mientras que Maccarrone ejemplificó: “El precio debería ser de US$ 16, un precio histórico. En Europa está alrededor de US$ 16 el kilo, mientras que en Argentina el promedio es de aproximadamente US$ 10”.
Asimismo, enfatizó que nunca logran alcanzar los ajustes de los precios de los proveedores, porque es inviable aumentar las tarifas todas las semanas.

 
UN COMIENZO HELADO

En la puerta de los mejores meses de venta, ni la Semana del Helado Artesanal –que se realizó del 11 al 18 de noviembre– funcionó para impulsar las ventas y reactivar el negocio.

A este cóctel, se le sumó un diciembre otoñal –registró una de sus semanas más frías en décadas– que congeló la apuesta de las heladerías por un verano caliente que compensará un año marcado por el menor consumo.

En números, hasta octubre el sector estaba un 4% abajo en rentabilidad, con ventas 10% menores a las de 2017, año que se sostuvo en base a innovaciones y promociones. “Si no empieza el calor constante, terminaremos la temporada en abril 2019 con una caída interanual del 15% en las ventas, y será difícil sobrevivir el próximo invierno”, pronosticó Famá.