La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Anticipo
Se agrava la crisis en los restaurantes y hoteles

La baja en el volumen de la facturación, los aumentos de los costos y el cierre de negocios son los principales síntomas del mercado.

Desde que comenzó el año, hay una foto que se repite en la Ciudad de Buenos Aires –aunque el interior del país no está ajeno–: la triste postal de los tradicionales locales gastronómicos vacíos y tapiados, a los que se sumaron Janio en Recoleta y la tradicional librería, confitería, bar y espacio cultural Clásica & Moderna; al tiempo que hace unas semanas la parrilla Rodizio de Costanera Norte entró en concurso de acreedores.

La baja en los niveles de consumo y el aumento de los costos siguen siendo una fórmula mortal para el sector, principalmente en el caso de la gastronomía, la cual sigue dando señales de estar en plena crisis. Cabe destacar que se trata de una problemática que afecta tanto a negocios de corta trayectoria como a locales de renombre que operaron durante varias décadas.

En este negocio pesan mucho los costos fijos, entre los que figura en primer término el precio del alquiler; a los que se suman la presión tributaria y los salarios, que se verán afectados cuando comiencen a incorporarse los aumentos de las paritarias.

Aseverando que la situación es crítica y advirtiendo que el futuro se presenta más grave, desde la Ahrcc sostienen que el consumo en Puerto Madero cayó un 40%, y afirman que de los 36 negocios que cerraron en la zona, la mayoría son gastronómicos.

En el plano hotelero, la ecuación no difiere y aseveran que, pese a que los índices de ocupación están al alza, la rentabilidad no se condice. De hecho, aseguran que los aumentos sostenidos de las tarifas de gas y electricidad resultan imposibles de pagar para muchos establecimientos; al tiempo que reclaman que se revise la carga impositiva que deben afrontar.

Ribera Sur, Los Compañeros, Roma y el Burger King en la esquina icónica de Florida y Corrientes son algunos de los locales gastronómicos que dijeron “adiós” y conforman la lista negra de cierres.