La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Tendencias
BUENOS AIRES DESIGN
IRSA se llevó hasta los carteles

Por estos días se respira algo de tranquilidad en el predio donde –hasta hace no mucho– funcionaba Buenos Aires Design: los locatarios ganaron un poco de oxígeno y se aseguraron, al menos por lo que resta de 2019, no tener que cerrar sus puertas.

Tras los cimbronazos del último tramo de 2018, que tuvo como principal evento la salida de IRSA de la administración y la decisión del gobierno porteño de negociar con los comerciantes un freno a cualquier intento de desalojo, el exshopping de lujo avanza ahora –con menos comercios abiertos– hacia un período de transición que se extenderá al menos hasta fin de año.

El emprendimiento abre cada día sus puertas bajo la gestión de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (Ahrcc) y la Cámara de Empresarios Madereros y Afines (CEMA), dos asociaciones sin fines de lucro.

La consigna de mantener los puestos comerciales en funcionamiento y salvaguardar los puestos de trabajo pudo cumplirse a partir del acuerdo con el Gobierno de la Ciudad, y los comerciantes confían en que llegarán a diciembre sin ninguna sorpresa en las condiciones para operar.

La retirada de la compañía implicó, incluso, el desarrollo de una nueva denominación para el complejo. “IRSA se llevó hasta los carteles, y mantiene el dominio comercial del Buenos Aires Design”, aseguró a diversos medios un locatario del shopping.

De ahí que, por decisión de la Ahrcc y el CEMA, y en coincidencia con quienes alquilan los locales, el complejo comenzó el año con una nueva identidad: “Destino Buenos Aires”, acompañado por la frase “Mall de diseño y decoración”, donde funcionan 27 locales de decoración y muebles, y ocho locales distribuidos en el primer piso, que conforman el patio gastronómico.

Asimismo, las fuentes consultadas reconocieron que los locatarios no abonan ningún monto en concepto de alquiler, aunque remarcaron que todos los comerciantes corren con la obligación de afrontar los gastos comunes en rubros como limpieza, seguridad y servicios en general.